Aprender a diferenciar

18 11 2012

Cuántas cosas nos confunden, comenzando por algunos conceptos mezclados y que nos lían sobremanera. Por poner un par de ejemplos, mezclar dolor con sufrimiento y necesidad con deseo.

El dolor es la señal de un daño físico, como una herida o una enfermedad. El sufrimiento es un estado mental y es uno mismo quién lo consiente. Nos pueden causar dolor en contra de nuestra voluntad pero es muy improbable que nos hagan sufrir sin nuestro consentimiento. ¿Somos conscientes de ello? Esto es como aquello de ” dos no discuten si uno no quiere”.

El dolor procede de la enfermedad y el sufrimiento del malestar. Un dolor de garganta produce dolor físico; un corazón roto, produce angustia emocional y sufrimiento mental. Aliviar el dolor mediante la voluntad es complicado pero aliviar el sufrimiento y la angustia es posible en cuanto se sabe qué provoca el malestar. Si uno es dueño de su sufrimiento también puede despojarse de él en cuanto lo decida desechando la fuente que lo provoca. Con el dolor no es posible hacer lo mismo.

En cuanto a necesidad y deseo. También solemos mezclar estos conceptos. Los humanos tenemos una serie de necesidades de vida, materiales o de otro tipo, que incluirían desde alimento, alojamiento, ropa, amor, sexo, educación, amigos, trabajo… alcanzar metas en la vida. Cuando tenemos las necesidades básicas satisfechas, el sufrimiento se limita a deseos insatisfecho. Si necesitamos algo, cuando lo hayamos satisfecho quedaremos saciados, al menos temporalmente. En cambio, si deseamos algo, nunca quedaremos saciados al satisfacer el deseo porque siempre surjirá un deseo nuevo, y volveremos a sufrir hasta conseguirlo. Las necesidades no son fáciles de reprimir, ni tampoco deberían reprimirse. Los deseos son algo distinto. Si no se controlan, se termina sufriendo y puede resultar hasta compulsivos. Obtener lo que se desea puede provocar tanto sufrimiento como no obtenerlo aunque se puede controlar el sufrimiento provocado por el deseo ya que son pensamientos.

Hay muchas formas de sufrir y todos, tarde o temprano, sufrimos y nos pasamos la vida intentando evitarlo, muchas veces sin analizar la causa. Si preferimos sufrir a estar contentos, el sufrimiento será lo que presida nuestra vida. Siempre habrá motivos para sufrir, por uno y por los demás. Podemos sufrir por lo que tenemos o por lo que no tenemos; por amor, por ambición, por orgullo… por sufrir demasiado o por no sufrir lo suficiente…  El sufrimiento es un estado de ánimo y, como tal, se puede cambiar si uno realmente lo quiere. Hay una afirmación del filósofo Moore que dice: “Sé que se supone que debo sufrir  pero no me lo creo.”

Si uno no cree que tiene que sufrir, sin duda, sufrirá menos. En lugares donde el sufrimiento debería ser el protagonista de la vida de millones de personas, la necesidad por cubrir las necesidades básicas no deja espacio en sus cabezas a otra cosa que no sea el dolor del hambre, la enfermedad, la guerra, la injusticia… Esto es sufrimiento por un dolor crónico y no por un deseo insatisfecho. Hay bastante diferencia, ¿verdad?.

Entonces podría estar bien aprender a diferenciar los conceptos y cuando decimos que sufrimos saber quién nos lo está diciendo:  nuestra realidad o nuestra mente insatisfecha. Lo que duele es no tener salud, comida, vivienda, trabajo, paz…. Entonces lo que  nos hace sufrir  no es no tener sino nuestro pensamiento de no tener lo que deseamos.

Cuando algo duele, se toma una medicina. Cuando algo hace sufrir, se toma una determinación para cambiar el pensamiento. ¿Cuál va a ser tu determinación para dejar de sufrir innecesariamente?  ¿Qué es eso que lo hará diferente?


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: