Otoño: buscar el equilibrio

22 09 2012

Hoy, llega el Otoño. Según la tradición Celta está asociado al elemento agua y a la puesta de sol. Es una estación maravillosa por su colorido y aire fresco. Época para la introspección y el recogimiento, representa la madurez; no en vano, es tiempo de recoger cosechas, de que las hormigas se afanen por guardar comida, de preparar madrigueras o nidos, de disponerse a emigrar hacia el Sur. Las hojas caen de los árboles y el suelo se viste de marrón, rojo y dorado.

Es una estación de transición, un buen momento para preparar nuestro organismo y darle descanso antes de la llegada del duro invierno. Tiempo para salir a pasear, respirar, entrar en contacto con la naturaleza y ver desplegar la explosión de colores que se produce en las hojas caducas de los árboles.

Es también época para descargar el organismo dejando descansar los órganos que más trabajan: el hígado y el riñón. En estas fechas, se suelen recomendar dietas depurativas, de mínimo dos o tres días, a base de fruta para dar oportunidad al cuerpo de desechar toxinas acumuladas y favorecer la limpieza y aporte de energía a las células. Es la forma de preparar al cuerpo para el invierno y los alimentos más fuertes que requiere esa estación. Dicen que las mejores frutas para favorecer el proceso depurativo son las uvas, aunque también la piña, sandía, pera o manzana. Dicen que es mejor escoger sólo una variedad, comiendo cuanto se desee, y  tomar mucha agua para ayudar a disolver con mayor rapidez las toxinas.

El otoño también invita a hacer cambios en el hogar, mover cosas de sitio, cambiar colores, guardar y sacar ropa y, poco a poco, nuestros armarios se ven modificados igual que el paisaje en la naturaleza. El cambio de estación nos lleva a la reflexión, los niños empiezan un nuevo curso, y algunos mayores dicen que su año empieza ahora. Es tiempo de asentar los acontecimientos vividos durante el verano, lo que hemos  logrado, lo que ha quedado atrás, lo no conseguido y aún deseado…  Enmendar posibles fallos y proponerse cambios que ayuden a nuevos objetivos.

El Equinoccio de Otoño marca la equivalencia entre el día y la noche, y resulta un momento perfecto para meditar sobre el significado del equilibro. ¿Qué es el equilibrio para mi? ¿Qué me hace sentir? ¿Cómo es la sensación en mi cuerpo? Para hacerlo más presente en mi vida, ¿qué tengo que incorporar y qué tengo que dejar? ¿Cómo será mi vida sintiendo equilibrio?

Y oír a Vivaldi siempre es una inspiración:  


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: