¿Brillante o patético?

6 05 2012

La dualidad nos acompaña desde que nacemos: vida-muerte, día-noche, frío-calor, femenino-masculino, reposo-movimiento, arriba-abajo… Desde la manifestaciones más simples hasta las más complejas, los complementarios forman parte de nuestra existencia. Polos opuestos que juntos forman la unidad. Lo que la filosofía china denomina el Tao, que todo lo abarca y representa la eterna transformación. La polaridad, las fuerzas opuestas, se conocen como yin (femenino) y yang (masculino) y están interrelacionados en estado de constante movimiento y fusión. Todo tiene su opuesto, aunque eso sea algo más relativo que absoluto, ya que hay ejemplos paradójicos como que en el invierno haga calor, y viceversa. Lo que sí es cierto es que uno no puede existir sin el otro y se transforman en sus opuestos de forma que el día pasa a ser noche y, a su vez, coexisten en lados opuestos de la tierra.

A nivel consciente-inconsciente, materia-espíritu, cuerpo-alma…  lo que somos y nos rodea es dual, y nuestro Yo no resulta una excepción. Todos tenemos una parte de sol-luz, y otra de luna-oscuridad.  De Jekyll y Mr. Hyde. Con la  luz vemos nuestro Yo brillante, al que llamaremos “superviviente”, que es imaginativo, fuerte, lleno de recursos  y capaz de enfocar su vida con creatividad, ilusión, movimiento y posibilidades. Cuando entramos en la oscuridad,  vemos a nuestro Yo patético,  al que llamaremos “víctima”,  y  que es frágil, inseguro, inactivo, sin recursos y su diálogo preferido es el de la imposibilidad.  Con independencia de las circunstancias de cada uno,  todos nos encontramos en muchos momentos ante la encrucijada de elegir en qué lado, si en la luz o en la sombra, nos vamos a quedar, y por cuanto tiempo. La clave es cultivar la conciencia,  el darse cuenta, del Yo que sacamos a escena y entonces optar por el papel que queremos representar: fluir con la creatividad, el movimiento, sobrevivir…  o sucumbir al victimismo y quedarse paralizado añorando el pasado o lo que pudo ser. ¿Con quién estás comprometido? ¿Qué Yo eliges representar en la obra que es tu vida?

Un poco de la inspiracion de Pink Floyd y…  ¡brilla como un diamante loco!


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: