Me siento bien

3 03 2012

Sentirse bien es algo que nace en nuestro interior. Sentirse bien requiere grandes dosis de entusiasmo, optimismo y satisfacción. El entusiasmo es abrir la puerta a las posibilidades. Es pensar, sentir y actuar de forma diferente y creativa; un antídoto para saltar los obstáculos que van apareciendo en nuestra vida porque cuando sentimos entusiasmo no hay barreras que no seamos capaces de saltar. El optimismo es confiar en que siempre hay un alternativa útil, un camino por el que transitar cuando llega el momento de emprender algo de forma diferente. Es combinar el arte de creer que las cosas sucedan con la capacidad de hacer que sucedan, y también que todo es cuestión de tiempo. La satisfacción proviene del aprecio y de la gratitud por todo cuanto la vida nos da. No conviene confundir la satisfacción con la autocomplacencia de conseguir objetivos y quedarse nadando en el mar de la arrogancia. Sentirse bien implica humildad y una actitud de avance reconociendo que lo conseguido es bueno pero manteniendo el interés por un continuo aprendizaje y la apreciación de la belleza de las cosas sencillas y simples como una sonrisa, una palabra amable o un gesto de cariño. Sentirse bien requiere sentirse conectado con uno mismo recordando nuestra procedencia divina. Una de los mayores dificultades hoy día para no sentirse bien es un exceso de mirada exterior y una actividad desbordante. Parece que no hubiera tiempo para detenerse y contemplar nuestros pensamientos y permanecer en silencio para que las respuestas a nuestras inquietudes nos lleguen desde dentro. En sentirse bien hay mucho de ser y menos de hacer. Algo que en estos tiempos suele ser a la inversa y, como resultado, el sentirse menos bien.

Hay una propuesta sencilla para invertir esta tendencia y es dedicar unos minutos al día a observar los pensamientos y contemplar los que más se repiten y lo que nos impulsan a hacer. Meditar, poner pensamientos buenos en nuestra mente, nos ayuda a crear en nosotros una corriente positiva de pensamiento. Cuando no actuamos arrastrados por el ímpetu, el deseo o la necesidad, empezamos a sentir mayor plenitud. Es una forma de adquirir una mayor maestría sobre nuestra vida. Los hindúes utilizan las palabras Om Shanti, soy un ser de paz, como saludo y pensamiento. Expresado varias veces al día durante unos 20 segundos ayuda a calmar la mente y establecer una nueva corriente de energía en nuestro interior. Pruébalo. Dedicarle a la meditación unos minutos por la mañana, y unos minutos por la noche no requiere mucho tiempo. Si eliges sentirte bien,¿quién, excepto tu mismo, podría impedir que fuera así?


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: