Feliz Solsticio de Invierno

24 12 2011

El invierno es una estación para el recogimiento. El sol se ha alejado de nuestro hemisferio y la tierra se prepara para trabajar interiormente. Hace mucho frío y todo escasea. En muchos lugares del planeta se celebra esta tradición celta en la que las tribus se sentaban alrededor de hogueras para calentarse, cocinar alimentos y compartir y apoyarse en unos meses donde la naturaleza se detiene. Las fiestas del Solsticio se acompañan de fuego, símbolo de transformación: lo sólido pasa a líquido; lo líquido a vapor, y lo denso pasa a ser sutil. Al expandirse el Cristianismo se asimilan a esta tradición los ritos que dan origen a la Navidad.

Esta época, de forma análoga, es un momento para pararnos y evaluar donde estamos. Qué hemos conseguido y qué nos falta de todo cuanto nos hemos propuesto. Si no hemos alcanzado algunas metas no significa que hayamos fracasado sino que toca investigar y entender qué nos muestran esos obstáculos que hemos de vencer para lograr nuestros propósitos.

Los obstáculos pueden ser de diversa índole aunque la mayoría, seguramente, están en uno mismo. No hay que culpar a los demás, ni a la suerte. Tal vez no sea tiempo todavía; quizás haya que desarrollar antes otros objetivos; tal vez haya que vencer algunos temores, o emplear más energía y voluntad para conseguirlos. A veces las metas son poco realistas y, en ese caso, habría que replantearlas para avanzar por etapas: una escalera se sube peldaño a peldaño. A veces es cambiar la mirada de sitio y parar de mirarse el ombligo.

Ha llegado el momento de transformar, de sentarnos en torno a la hoguera y sentir su calor, y también hora de quemar aquello que no necesitamos. Ha llegado el momento de celebrar el solsticio de invierno. Y de intercambiar obsequios. Es noche de solidaridad, de amor, de esperanza…

Mi propuesta para esta noche: haz una lista de las personas a quiénes amas y te gustaría regalar algo. Piensa en todas tus riquezas personales:  valores,  virtudes, buenos sentimientos, buenos pensamientos. Tu capacidad para sonreír, abrazar, expresar, escuchar, motivar, compartir, dar…  Junto al nombre de la persona que has seleccionado escribe qué quieres compartir con ella toda tu riqueza. Piensa qué necesitaría cada uno de ellos, o qué les gustaría recibir de ti (una sonrisa, una palabra afectuosa, un abrazo, tiempo contigo… ) y ofréceselo.

Hemos convertido estas fechas en entrega de regalos materiales cuando lo realmente valioso es sentarse alrededor de la hoguera y compartir lo que tienes con los demás. Comienza a dar algo de ti mismo. Los regalos que hagas de ti son la mejor expresión de amor. Mientras das y entregas, más recibes. Es una hoguera que siempre permanece encendida.

¡FELIZ SOLSTICIO Y FELIZ NAVIDAD!


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: