El saboteador

23 03 2011

Esa voz interior en forma de pensamientos y sentimientos que mantienen el “status quo” de nuestra vida. Lo que hace que las cosas se mantengan en el estado en el que están, algo que no es ni bueno ni malo, simplemente es. Lo que ocurre es que nos limita y nos impide avanzar. A veces se le conoce como el crítico interno, esa autoconversación negativa que nos dice : no puedo…  no soy capaz…  qué le voy a hacer, así son las cosas… y tantos otros pensamientos que aparecen y se hacen más fuertes aún cuando tenemos delante de nosotros alguna posibilidad de cambio. El saboteador se ocupará de empujarnos hacia atrás para no dejar que nada cambie. Al fin y al cabo nos encontramos bien ahí,¿ para qué habría que cambiarlo? ¡ Se nos acabarían las excusas y las quejas!

Pero estas estructuras tienen su intención positiva, se formaron para protegernos, los famosos escudos, pero como llevan tanto con nosotros se han hecho pesados y nos impiden caminar ligeros y poder avanzar hacia adelante porque lo que hacen es tirar de nosotros hacia el pasado, hacia situaciones vividas anteriormente para que la creencia parezca ser una verdad de la vida, cuando no lo es.  Como nuestra mente, estas estructuras están siempre ahí, con nosotros y no nos damos cuenta porque han formado ya una creencia que puede ser hasta social o familiar (lo que hemos oído decir siempre y lo damos por válido sin cuestionarlo). Esa creencia suele además estar mezclada entre dos cosas que son diferentes. Pongo un ejemplo: si gano mucho dinero significa que tengo éxito; si no gano dinero, soy un fracaso. Se está asociando el dinero al concepto de éxito o fracaso, según el caso. Esto son creencias que parecen verdad pero en realidad no lo son. Se están mezclando dos hechos y forman una creencia limitadora.

Cuando haces coaching el saboteador aparece con frecuencia pero pierde su batalla cuando se sabe qué opciones tenemos ante una situación determinada y escogemos de forma consciente lo que realmente queremos hacer en ese momento. Ayudar a que la persona observe la situación es papel del Coach y también que encuentre otras perspectivas que puedan permitirle distinguir entre dos o más conceptos, hechos o ideas. Cuando el saboteador se hace presente y uno es consciente de que lo que te dice sólo es una pequeña parte, una mirada, pero no un todo de una idea o sentimiento, entonces la persona encuentra en sus valores la fuerza necesaria para separar el yo verdadero del el otro yo: el saboteador. Y éste se desvanece en cuanto al auténtico toma las riendas.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: