¿Oyes o escuchas?

21 03 2011

¿Cuánta gente has encontrado a lo largo de tu vida que escuche con verdadera atención? Hablar, nos hablamos todos. Oír también lo hacemos, y también escuchamos palabras, opiniones, situaciones, e incluso llegamos a poder compartir experiencias y sentimientos íntimos con personas de confianza que nos muestran atención y que sentimos presentes; sin embargo, la escucha no sólo tiene que ver con que te miren y asienten con la cabeza; la escucha más profunda tiene que ver con el lugar desde dónde ponemos nuestra atención y el impacto que ello produce en nuestro interlocutor.

Hay diferentes niveles de escucha. El el nivel de escucha 1, la atención está puesta en nosotros mismos. Escuchamos lo que nos dicen pero mientras lo hacemos la atención la tenemos en nuestros pensamientos, juicios y opiniones, sobre nosotros y los demás, y la conclusión es que lo que oímos lleva el tamiz de nuestra opinión.

En el nivel de escucha 2, la atención está puesta en la otra persona,  y cuando escuchas pones tanta atención que dejas de tener conciencia de lo que ocurre en el mundo que te rodea. Sería lo que ocurre cuando estás con alguien que te fascina y nos tienes ojos ni oídos para nadie más.

Y en el nivel  3 de escucha, tu atención está en lo que te pasa a ti, a la otra persona, y al mundo que os rodea.  Ese nivel de escucha es un enfoque 360º,  y su impacto es como cuando lanzas una piedra al agua y ves las ondas que se van formando según el nivel de superficie, y puedes darte cuenta de todo al mismo tiempo sin juzgar, sin implicarse, simplemente como espectador que observa y que no está ni dentro ni fuera, simplemente está porque lo es todo al tiempo. En ese estado es cuando la mente se para, cuando no hay necesidad de pensar porque lo que importa es la conexión con uno y lo que le rodea. Y, desde ahí, hacer coaching, meditar,  o simplemente estar en tu ser o  con alguien que quieres o  te necesita es mucho más que una acción; es entrar en un espacio  profundo,  enriquecedor y lleno de sorpresas porque las respuestas van llegando solas, sin provocarlas, simplemente dejando que sucedan.


Acciones

Information

2 responses

4 04 2011
milagros

Porque, por ejemplo, cuando ves a una amiga despues de mucho tiempo, habla sin parar de ella durante dos horas y a preguntarme sobre como ha ido mi vida solo cinco minutos? Porque ella no se da cuenta y yo en lugar de cabrearme no se lo digo y prefiero que desaparezca de mi vida???? Grrrrrr creo que doy por supuesto que alguien que te quiere y se preocupa por ti no se equivoca tantas veces….creo que una buena amiga es un tesoro pero en general los amigos te escuchan mas y mejor.

4 04 2011
Esther Lobo

¿Estás intentando encontrar respuestas a algo sin preguntar a la persona en cuestión? La mayoría de nuestras dificultades está en no expresar lo que estamos sintiendo y y dar por supuesto cosas ya que nuestra mente siempre necesita saber y tener respuestas. Si no sabemos algo, y no nos lo dicen, lo vamos a interpretar y, casi siempre, de forma equivocada porque no podemos estar en la piel de la otra persona. No hay nada más sano que expresar a uno mismo y a otros lo que se necesita; eso no quiere decir que se obtenga cuanto se pida pero al menos la gente conocerá tus deseos y lo que esperas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: